Travieso Evans Arria Rengel & Paz

Noticias

Ley de Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras

En la Gaceta Oficial No. 6.210 Extraordinario del 30 de diciembre de 2015, quedó publicado el Decreto No. 2.169 de fecha 30 de diciembre de 2015, mediante el cual el Presidente de la República dictó el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (el “Decreto-Ley”).

 

Entre los aspectos más relevantes, el Decreto-Ley establece lo siguiente:

 

  1. El objeto del Decreto-Ley es la creación de un impuesto que grave las grandes transacciones financieras, cuya administración, recaudación y fiscalización estará a cargo del Poder Público Nacional.

  2. El hecho imponible de este impuesto estará constituido por: i) los débitos en cuentas bancarias, de corresponsalía, depósitos en custodia o en cualquier otra clase de depósitos a la vista, fondos de activos líquidos, fiduciarios y en otros fondos del mercado financiero o en cualquier otro instrumento financiero, realizados en bancos y otras instituciones financieras; ii) la cesión de cheques, valores, depósitos en custodia pagados en efectivo y cualquier otro instrumento negociable, a partir del segundo endoso; iii) la adquisición de cheques de gerencia en efectivo; iv) las operaciones activas efectuadas por bancos y otras instituciones financieras entre ellas mismas, y que tengan plazos no inferiores a dos días hábiles bancarios; v) la transferencia de valores en custodia entre distintos titulares, aún cuando no exista un desembolso a través de una cuenta; vi) la cancelación de deudas efectuadas sin mediación del sistema financiero, por el pago u otro medio de extinción; vii) los débitos en cuentas que conformen sistemas de pagos organizados privados, no operados por el Banco Central de Venezuela (“BCV”) y distintos del Sistema Nacional de Pagos (“SNP”); y viii) los débitos en cuentas para pagos transfronterizos. Se configurará el hecho imponible de este impuesto, y en consecuencia, nacerá la obligación tributaria, al momento que se efectúe el débito en la cuenta o se cancele la deuda, según sea el caso.   

  3. Los contribuyentes de este impuesto serán las personas jurídicas y las entidades económicas sin personalidad jurídica, calificadas como sujetos pasivos especiales, así como las personas jurídicas y entidades económicas sin personalidad jurídica, vinculadas jurídicamente a una persona jurídica o entidad económica sin personalidad jurídica, calificada como sujeto pasivo especial, por los pagos que hagan con cargo a sus cuentas en bancos o instituciones financieras, y por los pagos que hagan sin mediación de instituciones financieras. Se entenderá por cancelación la compensación, novación y condonación de deudas. También serán contribuyentes de este impuesto las personas naturales, jurídicas y entidades económicas sin personalidad jurídica, que sin estar vinculadas jurídicamente a una persona jurídica o entidad económica sin personalidad jurídica, calificada como sujeto pasivo especial, realicen pagos por cuentas de ellas, con cargo a sus cuentas en bancos o instituciones financieras o sin mediación de instituciones financieras.

  4. La obligación de pagar este impuesto subsistirá aunque el registro del débito origine la cancelación de la cuenta o deuda correspondiente, en cuyo caso tal cancelación sólo podrá hacerse previo pago del impuesto respectivo.

  5. El BCV y los regentes de los sistemas organizados de pago, incluido el SNP, se abstendrán de procesar transferencias o cargos en cuentas en los que no se ordene simultánea y preferentemente la liquidación y pago del impuesto que recaiga sobre tales operaciones.

  6. A quienes intervengan en actos u operaciones en las cuales estén en condiciones de efectuar por sí o por interpuesta persona, la retención o percepción del presente impuesto, la Administración Tributaria podrá designarlos como agentes de retención o percepción respectivamente.

  7. Los deudores o pagadores no podrán trasladar a los trabajadores, jubilados o pensionados el monto del impuesto que soporten al pagar dichas contraprestaciones, en los casos de cuentas bancarias abiertas para el pago de nóminas de salarios, jubilaciones, pensiones y demás remuneraciones similares derivadas de una relación de trabajo actual o anterior.

  8. Estará gravado con este impuesto, el débito en cuentas bancarias o la cancelación de deudas, cuando: i) alguna de las causas que la origina ocurra o se sitúa dentro del territorio nacional, incluso en los casos que se trate de prestaciones de servicios generados, contratados, perfeccionados o pagados en el exterior y aunque el prestador del servicio no se encuentre en la República Bolivariana de Venezuela; ii) se trate de pagos por la realización de actividades en el exterior vinculadas con la importación de bienes o servicios y los que se obtengan por asistencia técnica o servicios tecnológicos utilizados en el territorio nacional y; iii) la actividad que genera el servicio sea desarrollada en el territorio nacional, independientemente del lugar donde éste se utilice.

  9. La base imponible de este impuesto estará constituida por el importe total de cada débito en cuenta u operación gravada. En los casos de cheques de gerencia, la base imponible estará constituida por el importe del cheque.

  10. La alícuota de este impuesto es 0,75%. El Ejecutivo Nacional, mediante decreto, podrá reducir la alícuota aquí prevista, de conformidad con el Código Orgánico Tributario (“COT”).

  11. El monto de la obligación tributaria a pagar será el que resulte de multiplicar la alícuota impositiva (0,75%) por la base imponible.

  12. El presente impuesto será determinado por períodos de imposición de un día. En ese sentido, los contribuyentes y los responsables según el caso, deberán declarar y pagar este impuesto conforme a las siguientes reglas: i) cada día, el impuesto que recae sobre los débitos efectuados en cuentas de bancos u otras instituciones financieras; ii) conforme al Calendario de Pagos de las Retenciones del Impuesto al Valor Agregado para Contribuyentes Especiales, el impuesto que recae sobre la cancelación de deudas mediante el pago u otros mecanismos de extinción, sin mediación de bancos u otras instituciones financieras y; iii) en el lugar, forma y condiciones que establezca la Administración Tributaria Nacional mediante Providencia de carácter general.

  13. Los impuestos pagados o enterados por el contribuyente, agente de retención o de percepción de conformidad con el Decreto-Ley serán transferidos el mismo día de su recepción, por las entidades receptoras de Fondos Nacionales, a la cuenta que a tal efecto señale el Ministerio con competencia en materia de finanzas, a través de la Oficina Nacional del Tesoro. La Administración Tributaria Nacional dictará, mediante Providencia Administrativa de carácter general, las normas necesarias para el control bancario de la recaudación de este impuesto.

  14. El impuesto previsto en el Decreto-Ley no será deducible del Impuesto sobre la Renta.

  15. Están exentos del pago de este impuesto, la República y demás entes político territoriales; el BCV; los débitos que generen la compra, venta y transferencia de la custodia en títulos valores emitidos o avalados por la República o el BCV, así como los débitos o retiros relacionados con la liquidación del capital o intereses de los mismos y los títulos negociados en la bolsa agrícola y la bolsa de valores; los débitos en cuentas corrientes de misiones diplomáticas o consulares y de sus funcionarios extranjeros acreditados en la República Bolivariana de Venezuela; entre otros establecidos en el Decreto-Ley.

  16. Los sujetos pasivos de este impuesto deberán mantener y entregar a la Administración Tributaria Nacional, cuando ésta lo requiera, reportes detallados de las cuentas bancarias o contables, según corresponda, en los cuales se refleje el monto del impuesto pagado o retenido, si fuere el caso; ello sin perjuicio de los registros y demás procesos bancarios establecidos para el adecuado control de impuesto previsto en el Decreto-Ley.

  17. Las declaraciones que se requieran conforme a la Providencia que al efecto dicte la Administración Tributaria Nacional deberán ser elaboradas en los formularios y bajo las especificaciones técnicas publicadas por ésta en su Portal Fiscal.

  18. El impuesto causado deberá registrarse como debito en la cuenta bancaria respectiva. En los casos en que no se trate de débitos en cuenta bancaria, será registrado en cuentas de orden.

  19. El incumplimiento de las obligaciones establecidas en el Decreto-Ley será sancionado de conformidad con lo establecido en el Código Orgánico Tributario.

   

El Decreto-Ley entrará en vigencia a partir del primero (01) de febrero de 2016.

 

Para tener acceso al Decreto-Ley, haga clic aquí.

 

 

"NOTA: ESTA INFORMACIÓN NO DEBE INTERPRETARSE COMO UNA ASESORÍA LEGAL EN  ASUNTO ESPECÍFICO ALGUNO Y SU CONTENIDO TIENE EL FIN DE SERVIR COMO UN AVISO GERENCIAL EN CUANTO A LOS SUCESOS ACTUALES EN  VENEZUELA. CUALQUIER  PREGUNTA LEGAL RELACIONADA CON LA POSIBLE APLICACIÓN DE UNA NUEVA LEGISLACIÓN O  DE UNA LEGISLACIÓN PROPUESTA A UN ASUNTO ESPECÍFICO  DEBE DIRIGIRSE A TRAVIESO EVANS ARRIA RENGEL & PAZ."